¿Con qué frecuencia debo bañar a mi perro?

Mis clientes me preguntan habitualmente cada cuánto tiempo deben bañar a sus perros. No os hagáis ilusiones: no hay una respuesta única y verdadera, pero sí pautas útiles que os harán llegar a ella por vosotros mismos. De manera genérica muchos veterinarios recomiendan una vez al mes. ¿Quiere decir eso, entonces, que es malo hacerlo una vez al año? ¿O semanalmente? No, en absoluto. Personalmente, siempre defiendo que la frecuencia dependerá de la vida que lleve el perro, del entorno por donde se mueva y de cómo le siente. Algunos, pasados unos días, están verdaderamente sucios; otros parecen nuevos con un buen cepillado.

ilustración 1 ph2

Eso sí, importante a la hora de meter en la bañera a nuestros peludos:

-Usar una cosmética adecuada, más aún si los queremos bañar con frecuencia. Siempre debemos utilizar champús formulados específicamente para perros, que respeten el PH de su piel (7/7,5) y en la disolución que indique el fabricante -por ejemplo, 1:4,una parte de champú y tres de agua-. La piel de nuestros perros es mucho más delicada que la nuestra, y por eso la mayoría de razas goza de un buen manto que les protege de los factores climáticos.

Secarlos bien. Además del motivo obvio -que no pasen frío-, ciertos pelajes especialmente densos pueden quedar húmedos durante meses -exagerando un poco- si no utilizamos secador. Si los vamos a bañar con relativa frecuencia es recomendable usar champús hidratantes para contrarrestar los efectos del aire seco en la piel.

Acostumbrarlos desde cachorros. Cuantas más experiencias vivan en su fase temprana, menos miedos e inseguridades tendrán de adultos. Hay que intentar evitar que el baño suponga para ellos un pico de estrés insoportable; y si así lo fuera, debemos acostumbrarlos muy poco a poco, premiando y ayudándoles a gestionar su tensión. La higiene es algo imprescindible, y no tiene por qué ser un suplicio. Si es necesario, meteos en la bañera con ellos… ¡lo que haga falta!

-Y, por último, es importante que observéis a vuestro perro tras el baño. Debéis estar atentos a si se rasca, aparecen rojeces o escamas en la piel, otitis, etcétera, por si existe relación con el baño: alergias a ciertos champús o alimentarias, malos aclarados, estrés, el contacto con el agua o simplemente manía. Cada uno es distinto y único. Ante alguno de estos síntomas, consultad al veterinario para determinar las causas y descubrir si hay que reducir o incrementar la frecuencia del baño

manu baño

Así que, resumiendo: no os sintáis mal por bañar mucho o poco a vuestro perro, cada caso es único y sólo hay que atender a una pequeña lista de buenas prácticas que en su mayoría, además, vienen dictadas por la lógica.

¡Claro que queremos que esté limpito cuando se sube a la cama! ¡Como todos!

Un comentario en “¿Con qué frecuencia debo bañar a mi perro?

  1. Muchas gracias por la explicación, la verdad es que siempre es una incertidumbre si es malo bañarles demasiado. A mí me gusta llevar a Crispín siempre bien lustroso y tenía miedo de estar abusando de la frecuencia…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s