Al agua gatos

Los gatos se acicalan ellos mismos continuamente con esas lenguas rugosas tan eficientes. Y la verdad es que lo hacen muy bien, pero es más que probable que en algún momento necesiten que les demos un baño.

Pudiera ser que se haya manchado en exceso, o se haya ensuciado con alguna sustancia que no convenga que ingiera lamiéndose él mismo, o lo necesite por cuestiones médicas o sencillamente porque le toca.

IMG-20160517-WA0010
Foto de Paloma Fernández.

Una vez más me gustaría hacer hincapié en la importancia de acostumbrarlos desde cachorros a esta situación como a cualquier otra a la que se tengan que enfrentar con seguridad en su vida.

Antes de cumplir el año debemos bañarlo, preferiblemente en casa. ¿Por qué en casa? Porque es el sitio donde más seguro se siente tu gato. Una vez sepa de que va esto del baño podrá ir más tranquilo a la peluquería cuando lo necesite.

20160517_150329-1
Ilustración de María Lorenzo Sotelo.

Aquí os dejo algunos consejos:

  • Si tu gato es de pelo largo cepíllalo regularmente para evitar que se formen nudos. Se trata de mantener en buen estado su pelaje, y para esto es imprescindible evitar la formación de nudos. Si se nos va de las manos ya sólo podremos raparle y esto debe ser una solución totalmente puntual.
  • Usad agua caliente, nunca fría. Aquí se dicen obviedades, pero así es. Los gatos tienen una temperatura corporal superior a la nuestra, con lo que les provoca más impresión que a nosotros el agua fría.
  • Usad champú específico para gatos. Se venden en cualquier clínica veterinaria o tienda especializada. Las primeras veces la cara podéis limpiársela con una toalla mojada.
  • Aclaradle con poca presión de agua. Básicamente debemos evitar que el gato pase miedo. Cuanto más suave sea cada uno de los pasos mejor.
  • Para secarlo quitad toda el agua posible con toallas. De hecho los gatos de pelo corto pueden quedar bastante secos con esta maniobra.
  • Por último usad el secador al mínimo de potencia y a temperatura media. Yo recomiendo usar el secador en uno mismo en presencia del gato siempre que se pueda para que se acostumbre al ruido.
  • En cada paso si veis que se asusta mucho interrumpid la operación. Es importante que no llegue a ser algo traumático. Si huye dejad que lo haga, y si veis que lo gestiona bien dadle un respiro y luego continuad. Si se defiende como si le estuvierais atacando no sigáis.

Es imprescindible avanzar poco a poco. La velocidad la marcan ellos. Os puedo asegurar que si acostumbras a tu gatito desde cachorro no supone para ellos ningún trauma el momento del baño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s